¿ME VISTO O ME DISFRAZO?
octubre 8, 2018

ALMUDENA DORADO Y TIM DE KIR

El éxito de nuevas colaboraciones empresariales.

Cuando  decidí organizar mi vida profesional, no me imaginaba que la solución iba a ser un nuevo concepto que volvía a poner a Tim De Kir en el centro del circuito comercial, y que resultaría un acierto empresarial con una evolución tan satisfactoria.Mi vida llego a ser un caos.  Mi familia, las tiendas,  las colaboraciones en prensa y comunicación… llego un momento en que no tenía horas al día para respirar.  Tenía que renunciar a algo, todos mis trabajos me apasionaban pero me estaban dejando sin tiempo para lo realmente importante. Desde hace dos años ya se cambió el formato de apertura de Tim De Kir, en el local que teníamos en Chamartín,  se abría menos días al mes pero ampliando el horario.  A esta acción la llamamos “Full Top Days” (nuestras ventas especiales), y realmente estaba funcionando en todos los sentidos, pero mi ilusión era volver al Barrio de Salamanca donde hace casi 30 años comenzó toda esta historia.  Cuando le planteé  a Almudena Dorado que volvíamos a nuestra tienda de Ayala, 59, fue ella la que nos propuso unir fuerzas en el mismo espacio.
Tocados y pamelas que la diseñadora puede personalizar, conviven con las famosas colecciones de pantalones que nos ha hecho tan famoso a TIM DE KIR. Pendientes y anillos espectaculares con trajes de fiesta, cadenas y flores con las firmas más punteras en trajes de baño y biquinis.

Esta siendo una experiencia más que positiva, nos estamos complementando a nivel de desarrollo empresarial de una forma muy especial. Una aporta una cosa que a la otra le falta y estamos haciendo un tándem bastante bueno.  La mezcla de energía y sinergias va mejor cuando estamos juntas es la visión de Almudena Dorado de esta fusión de personalidades y estilos.

Inversiones independientes, criterios diferentes, tanto en el ámbito comercial como en las estrategias de marketing y comunicación, que se han ido equilibrado durante este año que llevamos juntas dando fruto a una oferta realmente original y con un encanto particular.
Si estás en Madrid, tienes una visita casi obligada que hacer. La creatividad y la experiencia conviven en Ayala, 59, una visión de la moda con más imaginación que se convierte en una propuesta que ya está triunfando y rompe moldes.
Enséñaselo a quien quieras: